Bruxismo es el término con el que se conoce el rechinar de dientes, ya sea durante el día o mientras se duerme. Se produce cuando se aprietan fuertemente los dientes superiores con los inferiores y además se mueven de atrás a adelante y viceversa, generalmente de forma inconsciente.

Aunque algunas personas no presentan síntomas, el bruxismo puede llegar a causar:

  • Dolor mandibular y de oído
  • Problemas en la articulación temporomandibular
  • Dolor de cabeza
  • Ansiedad
  • Tensión
  • Sensibilidad dental al frío, el calor y los alimentos dulces
  • Insomnio

Las causas del bruxismo no se conocen suficientemente, aunque se considera que el factor desencadenante más importante es el estrés, aunque hay otros que pueden contribuir a su parición:

  • Alineación inadecuada de los dientes
  • La alimentación.
  • La postura.
  • Los hábitos de sueño

Causas del bruxismo

Tradicionalmente se han utilizado unos protectores dentales o férulas para evitar el bruxismo durante el sueño y de este modo prevenir los daños que este trastorno puede ocasionar en los dientes y los problemas de la articulación temporomandibular.

Sin embargo, las férulas no resuelven el problema y aunque desaparezca el dolor mientras se usan, éste vuelve a aparecer si se dejan de utilizar.

Precisamente, uno de los objetivos prioritarios del tratamiento es la eliminación del dolor, para lo que existen algunas alternativas:

Ejercicios de relajación

  • Aplicación de hielo o paños calientes en la zona donde se produce el dolor.
  • Evitar comer alimentos duros y dulces.
  • Beber mucha agua.
  • Masajear las zonas donde se produce el dolor.
  • Dormir bien.

El tratamiento del estrés y la ansiedad pueden reducir el bruxismo; pero la opción más recomendada es que visites a tu especialista para que tengas un diagnóstico y una solución a largo plazo. Consulta el Directorio MIS seguro encuentras a un especialista cerca de ti.

Fuente: Sanitas

Contáctanos

*Todos los campos son obligatorios.